Entrevista (sin prisas) con un genuino ciberactivista: @antoniomarvel

@Dr_Rigo_Mortis

Siempre había querido entrevistar a alguien que sabes que tarde o temprano jugará un papel importante en el lugar y momento en el que vives. Transmití con entusiasmo mis intenciones al resto del equipo de El Modernísimo: lo había seguido por un tiempo y aseguré que era el tipo de persona que estaba buscando. En un mundo de redes todo contacto se hizo por esa vía, propuse una entrevista y aceptó. Para mi sorpresa, minutos antes de que nos reuniéramos, me percaté que no había vínculo alguno entre Antonio y el emporio de comics. Sorpresas te da twitter, @antoniomarvel es realidad Antonio Martínez Velázquez. Activista, especialista en telecomunicaciones y miembro del Wikipartido Pirata Mexicano. Autor de dos blogs: Crítica Pura y Cheap & Chic Cook.

Buscamos un lugar donde degustar los aperitivos de la tradicional hospitalidad de El Modernísimo para entrevistar sin prisas. La conversación me permitiría contestarle a Juan Calaveras una pregunta que con su constante sospechosismo me hizo hace ya varios meses. ¿Qué pedo con los del Partido Pirata en México?¿Tienen algo que ver con los otros Partidos Piratas del mundo o son como el Partido Verde que nada más se robaron el nombre?

Sin mayores poses, Antonio reconoce ser un lector disciplinado de su línea temporal en Twitter pero muestra desconfianza hacia las tuitcelebridades obsesionadas con el clicktivismo. Su discurso es coherente y objetivo, características prácticamente ausentes en la militancia de cualquier partido o corriente política. La parsimonia con la que se expresa refleja la paciencia que le han dado los años de hablar sobre temas que a casi nadie le interesan porque no entienden. “Cuando empezamos a hablar de #ACTA, nos tildaban de loquitos pero ya ves, poco a poco la gente se dio cuenta de lo que denunciábamos”.

Más allá de Wikileaks: Lo que falta y lo que viene.

“Mucha gente no se da cuenta”, advierte Antonio, “pero vivimos un momento histórico”. Para cuando realizamos la entrevista, la filtración masiva de cables diplomáticos del gobierno estadounidense ya había cimbrado a la comunidad internacional, paralelamente los medios de comunicación intentaban (y siguen intentando) mantener el paso que marcó el volumen inaudito de información puesta a disposición de la opinión pública internacional. El medio es el mensaje, sentencia la hipótesis hecha cliché. El hecho de que la catarata informativa, o la promesa de la misma, se haya hecho a través de una plataforma neutral en Internet especializada en la difusión de información  clasificada como reservada o secreta constituye un elemento a analizar.

“En el corto plazo seremos testigos de la respuesta virulenta de los gobierno afectados -principalmente de Estado Unidos-,  intentando frenar la difusión de la información filtrada. Sin embargo,…” advierte Antonio “siempre van a estar presentes los fantasmas de los crímenes cometidos por el Ejército estadounidense y del helicóptero acribillando a reporteros en Iraq”.

“Esta situación, obligará tarde o temprano a poner el verdadero tema de discusión sobre la mesa: los alcances y límites del acceso a la información en manos de los gobiernos en un mundo cada vez más digital que funciona a través de redes descentralizadas y distributivas”.

“Los ataques al sitio de Wikileaks, los intentos de bloquear las vías de financiamiento de la organización y los posibles procesos judiciales abiertos en contra de sus integrantes, son ejemplos de la respuesta anacrónica de los gobiernos. Los cuales -explicó con ironía- son instituciones centralizadas, altamente jerárquicas y excluyentes que tratan de contener las acciones de redes que operan de manera descentralizada, horizontal y distributiva”.

Ante la respuesta represiva de los gobiernos, “siempre habrá más tecnología, más portales para que la información se filtre de manera más eficaz y más anónima”. Antonio recordó la caída del mundo de la música en 1999 “[…] tiraron a Napster, el juicio en su contra tardó tres años y ¿qué pasó? Se inventaron los peer-to-peer”.

“¿Cómo estas instituciones del Siglo XX, que razonan y actúan como tales, van darse un update frente al Siglo XXI?”, se preguntó Antonio emocionado al entrar al tema. “Los gobiernos tienen que replantearse qué información si debemos de saber los ciudadanos y cuál no.”

Repensar la transparencia

“El impacto de wikileaks es evidente en el ciudadano informado y lo importante es que no se pierda este impulso”, planteó el cyberactivista.  @antoniomarvel tiene 25 años y la experiencia de haber trabajado en el sector público, pero es su experiencia ciudadana en la sociedad civil no sindicalizada, la que le da la claridad para explicar y saber de lo que habla.

“En México por ejemplo nos falta mucho, empezando por nuestra ley de transparencia que tiene dos problemas: Primero son los criterios para reservar información y en segundo lugar  los formatos y los documentos”. Se refiere a la obsesión por reservar la mayor cantidad de información posible que aqueja a las burocracias mexicanas. “Se ha reservado información relacionada con    construcciones de segundos pisos, gastos en comunicación, dádivas a lideres sindicales y hasta datos relacionados con violaciones graves a derechos humanos”.

Antonio, quien más que infoadicto podemos describir como hedonista de la información, opina que el gobierno mexicano debe de entregar información “en formatos digitales libres y en crudo, justo como la que filtra wikileaks”.

Para él, al igual que para muchos de los sobrevivientes al mítico Grupo Oaxaca, el hecho de que la Ley de Transparencia en México garantice el acceso a documentos y no a información en manos del Estado, es un gran obstáculo para ejercer el derecho de acceso a la información de manera plena.

“Hay información que existe pero que no está documentada y por lo tanto no la entregan. Se necesita una reforma para que se documente todo”. Antonio piensa en esas conversaciones entre servidores públicos en las que se discute y se toman decisiones sobre asuntos de política pública y que no aparecen en ningún documento archivado por sus respectivas oficinas.

“Si algo podemos inferir de los cables diplomáticos difundidos por Wikileaks es que los diplomáticos gringos hacen su trabajo. Analizan, registran y transmiten a Washington lo que ven y hacen. ¿Podemos decir lo mismo de los Diplomáticos mexicanos?”, pregunta sugerentemente.

El fenómeno de Wikileaks plantea un gran reto a las instituciones del Siglo XX, pero el mensaje al oído de cada gobernante pareciera ser el mismo. Renovarse o morir. “Si el gobierno mexicano no está pensando en replantearse la transparencia y el acceso a la información los ciudadanos podemos poner el tema en la mesa”, concluye Antonio consciente de que la gran batalla es contra las cajas negras y no contra molinos de viento.

Ser ciudadano en México es exhaustivo

Para Antonio el uso de la tecnologías de la información y el conocimiento pueden ser un vehículo para ejercer prácticamente todos los derechos humanos. Reconoce su potencial pero también los límites. Hablamos un poco sobre la administración del espectro radioeléctrico y el inminente dividendo digital que nos espera a medida que nos adentremos en el apagón digital. Habló también sobre la red de fibra óptica y el potencial que tiene para el desarrollo del país. La lista de batallas pendientes que enumeró era larga, sin embargo, la experiencia reciente de la movilización para frenar #ACTA, la cual logró que el Senado emitiera un punto de acuerdo de manera unánime al respecto parece darle el ánimo necesario para continuar.

Si bien para Antonio la embestida de los trolles del copyright y las amenazas a la neutralidad de la red, por ejemplo, son problemas sumamente urgentes. También lo son, aquellos obstáculos que enfrentan los ciudadanos que no utilizan tecnologías de la información y el conocimiento. De hecho considera que esos problemas que aquejan a los mexicanos (informados o no informados) tienen el mismo origen: el sistema político mexicano.

“Vivimos en país en donde ser ciudadano es exhaustivo… y caro. El sistema político del país -sostiene- opera a través de leyes y regulaciones “absolutamente excluyentes. Son pocas las mesas (de consulta) y no cualquiera puede sentarse ahí.”

Ejemplo de ello es, según Antonio, el caso de la contención ciudadana de ACTA que ilustra “cómo cuando los ciudadanos acompañan a los gobernantes y son incluidos en la toma de decisiones, estos pueden tomar mejores decisiones”.  Cuando llegamos a este punto de la conversación era claro que la idea de democracia bajo la cual Antonio actúa va más allá de lo exclusivamente electoral.

“Cuando el ciudadano se apropia de la vida y los espacios públicos, aún cuando no cuente con las tecnologías de la información, podrá exigirle a sus gobiernos.”

Aunque por un momento pensé que la conversación se convertiría en un remix del poema de Ricardo López Méndez, la concepción que Antonio fue planteando de una ciudadanía práctica me hizo darme cuenta que estaba equivocado.

“A mi me encanta escuchar a los especialistas hablar de que hay que construir ciudadanía”, apuntó Antonio, “pero la ciudadanía esta ahí sólo hay que constatarla.”  Esta afirmación es la conclusión de su experiencia cuando en abril del año pasado viajó de Cancún a la Ciudad de México en un proyecto llamado aventón ciudadano, platicando sobre la reforma política con aquellos que aceptaban recoger a un par de desconocidos pidiendo aventón en la carretera.

No fue la primera vez que ha participado en este tipo de espectáculos del activismo, de hecho nos explicó que la utilización de estas formas creativas de expresión han sido una de las principales herramientas del Wikipartido Pirata al que pertenece. Al escuchar la lista de happenings-protestas en las que ha participado o planea hacerlo, concluyo que estamos más cerca de lo que pensaba de atestiguar la realización de una versión mexicana del Rally to Restore Sanity de John Stewart. La idea me agrada. Al menos eso hará más atractiva la política mexicana.

Siempre me ha llamado la atención las corrientes políticas innovadoras pero hay algo en la actividades y agenda del Wikipartido Mexicano que hace que no le tenga la desconfianza con la que trato a las personas militantes. Tal vez como en el caso del EZLN, que es un grupo armado que no busca el poder, la idea de un partido que no busca puestos de elección popular llama mi atención poderosamente. A estar alturas del partido, buscar manera alternativas de hacer las cosas  merece, por lo menos, un momento de nuestra atención.

¡Es el sistema de propiedad intelectual estúpido!

La agenda de un partido de la naturaleza del Wikipartido Pirata Mexicano no puede ser muy amplia. Por esta misma razón, existe una gran diversidad de perfiles en su “militancia”. El que mucho abarca…, advierte el refrán. “Si cambiamos el sistema de propiedad intelectual, date cuenta, muchas cosas cambiarían”, explicó Antonio.

Para él, es plenamente justificable que las empresas actúen bajo la lógica de maximizar ganancias. Sin embargo, esta relación no debe de ir en detrimento de los ciudadanos. “Sería una contradicción que yo, como entre privado, me opusiera a que otro actor privado fuera consultado” Sin embargo, Antonio advierte que las relaciones entre las empresas y el Estado, y la de éste con los ciudadanos, son esencialmente distintas. El problema está en que “el diputado le abre las puertas a las empresas y no a los ciudadanos”.

Si cambiamos el paradigma (del sistema de propiedad intelectual), la mayoría de las empresas quebrarían”, advierte Antonio, “pero llegarían otras y eso abriría la posibilidad de cambiar las cosas”. Se trata, explica, de revertir los monopolios existentes en el mundo de la música y prácticamente el resto de las empresas de producción cultural; también, de la posibilidad de generar un sistema que promueva la creatividad, que proteja a los creadores y que matice los criterios exclusivamente económicos que sólo benefician a las grandes corporaciones.

Sin embargo es no es la única propuesta concreta del WPPMX; el dividendo digital, las telecomunicaciones, la neutralidad de Internet, etc. son temas recurrentes en sus foros.

Uno de los proyectos que me llamó la atención, en especial después de ver el éxito electorero de los compromisos firmados durante la campaña de Enrique Peña Nieto, es el llamado #CONTRATO2012. La idea, explicó Antonio, es comprometer a candidatos y candidatas con un agenda digital articulada. “Si no cumple, al igual que con Wikileaks, siempre existirá el fantasma en Internet que recuerde que no fue cumplido el acuerdo”.

A la pregunta que le hice sobre las elecciones presidenciales, Antonio respondió de manera tajante con un “sí, se a poner bueno”.  Para él, serán “unas elecciones de los ciudadanos y las primeras de Internet en nuestro país”.

Al profundizar en su respuesta, Antonio evitó quedarse en el hecho de que probablemente el PRI regrese al poder. Si esto pasa, asegura, “no reflejaría el creciente descontento entre los ciudadanos”. Por ello, según Antonio, iniciativas como el voto nulo seguramente volverán a ser acogidas por los ciudadanos que no tienen partido.

“Los ciudadanos son libres hasta que se demuestre lo contrario”, cierra  Antonio esta conversación. En esa libertad, terminamos la entrevista, y acompañados de @Juan_Calaveras, convencido de la propuesta del Partido Pirata Mexicano, nos fuimos a tomar unos mezcales y disfrutar de la compañía de una de esas personas que sabes que son importantes en el lugar y tiempo en el que estás viviendo. Esperemos así sea.

Otras cosas de Antonio Martínez Velázquez:

http://imer.gob.mx/programas/antenaradio/2011/02/04/entrevista-a-antonio-martinez/

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/51577.html

Anuncios

Un comentario en “Entrevista (sin prisas) con un genuino ciberactivista: @antoniomarvel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s