De contratos y representantes

La Modernidad prometió un ideal de gobierno representativo. En adornadas palabras rousseonianas y demás merolicos ilustrados, prometía representantes con inteligencia superior  conocedores de esa soberana voluntad general listos para construir las bases del gobierno democrático. Y le creímos.

Rousseau

Este idilio político entre persona, comunidad y representantes terminó en tragedia. El destino fue desencanto que rompió los corazones demócratas. Los representantes populares, esos de inteligencia superior fueron una promesa no cumplida como otras de esta Modernidad. En su defensa, algunos dijeron que no fue el contrato: no, ese nunca es, ese no tiene la culpa, fueron los representantes. Pero lo más seguro es que sí, que sí fue el contrato y que también fueron los representantes.

El contrato no le dio parte a todos, hay una parte de los sin parte: el pueblo. Los representantes son de aquellos que tienen repartidas las formas de ejercicio y control del poder que en el sistema capitalista no puede ser más que el poder económico. “¿De quen chon los piecitos que bailan mi ritmo?”, se preguntaba Chico Che, en este caso los piecitos legislativos son de la orquesta capitalista y no bailan para el pueblo. El orden, las leyes, la policía, el Congreso, no son decisiones del pueblo, sino decisión de los que ejercen el poder y la dominación.

Marx vs todos

Los poderes económicos, esos que suenan a oligoi, tienen poder y tienen representantes. El pueblo, ése que cabe en el demos, no tiene poder, solo representantes pero resulta que esos representantes también lo son de esos poderes oligarcas. La única fuerza del pueblo se comparte con los oligoi: ¡vaya trampa! es una propiedad impropia y por lo tanto el demos no tiene nada. Así como los tiempos compartidos.

La deliberación es mera retórica (¡sacúdete en tu cripta, Arendt!). Es sólo para aquellos que tienen parte y que ejercen la dominación, no para los que no la tienen, como el pueblo. Los que deliberan lo hacen sobre cómo habrán de seguir negociando sus partes para dominar. Darle parte a quien no tiene no está a discusión. Ése es el orden, esas son reglas, esas son las leyes. ¿Hay que demostrarlo?

Pensemos en el Congreso de la Unión en cualquiera de las reformas estructurales: energética, telecomunicaciones, política, fiscal, etc, ¿Cómo participó el pueblo? No participa porque no tiene parte en una discusión sobre el bien común y el resultado final de esas reformas lo demuestra. El Congreso es de los poderes económicos, las reglas, las leyes, el orden impuesto por el derecho, son siempre de la clase dominante.

cerco-senado-policia

Pero igual no todo está perdido. El orden no es la política y la política es lo que cambia ese orden. El orden policial sólo se distorsiona al momento de que esa parte de los que no tienen nada, se manifiesta y busca modificar ese orden. Por eso importa la manifestación y por eso a la clase dominante no le gusta que se proteste. Hay política cuando el orden es interrumpido por una libertad emancipadora que irrumpe ese orden policial. Este proceso no busca crear individuos aislados, sino una verdadera unidad en donde la dominación sea considerada justa por distribuir el poder a todas las partes.

La política para cambiar el orden policial y las reglas es del pueblo, es lo único que tiene. Esa política se hace en los límites de ese orden para lograr expandirlo y dar parte a los que no tienen. No puede no haber dominación, pero sí distribuirse el poder a partir de una verdadera representación de las partes.

No se trata de descartar o desacreditar el espacio legislativo, al contrario, es un llamado a construirlo democráticamente. La Modernidad y sus promesas son inceptions una tras otra y hay buscar en las partes más profunda de ese sueño, no salirse del mismo. Las leyes -we fouhgt the law but the law won- deben ser una reflexión colectiva que incluya a todas las partes para destruir las estructuras aristocratizantes de la representación pero abstenernos de prácticas conservadoras como confiar dogmáticamente en la opinión mayoritaria.

Juan Calaveras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s